Las cremalleras que dan guerra

Hoy queremos compartir contigo dos remedios caseros “de esos de toda la vida” para evitar que te pase y no optes por condenar esos bolsos que tanto te gustan al desuso.

Con estos trucos, no habrá cremallera que se te resista, y lo más importante, y nunca más desecharas el bolso por este motivo.

Si notas que la cremallera de tu bolso no desliza bien o se atasca es porque le falta lubricación.

¿Tienes un lápiz?  Porque si es así, tienes la solución a tu problema.

El grafito que se encuentra en los lápices, actúa como lubricante de la cremallera gracias a sus propiedades moleculares.

Así que coge el lápiz y frótalo de arriba hacia abajo sobre los dientes de la cremallera de forma continuada. Después mueve el cursor hasta que el polvo de grafito filtre entre los dientes. Ya deberías notar el resultado.

Otro  método que puedes emplear para desatascar la cremallera, es el de aplicar bálsamo labial sobre los dientes. Una vez que lo hayas hecho, ciérrala y ábrela  varias veces para que se esparza bien y así conseguir la suavidad que andabas buscando. Es importante que el bálsamo  que utilices sea neutro, no tiene que contener ningún tipo de perfume ni colorante.

También existen en el mercado varias marcas de aerosoles lubricantes de cremalleras para solucionar este problemilla.

 

Esperamos que haya sido útil y te sirva de ayuda.

2017-11-21T08:48:49+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Call Now Button